Guerra Sicológica


Por muchos fueron conocidas en los años 80´ las operaciones de Guerra Sicológica realizadas por la entonces llamada CNI, para generar un estado generalizado de temor e incertidumbre en la población ante el fantasma de la amenaza subversiva marxista de aquella época. Esta era una forma de mantener permanentemente sometida a la población bajo el miedo, para controlarla mejor y para justificar la existencia del gobierno. Una de esas “operaciones” consistieron en volar torres de alta tensión, asalto de bancos y en algunas ocasiones la instalación de bombas en los mismos. Con esto no quiero decir que los grupos subversivos como el MIR o el MAPU no realizaran atentados o acciones criminales, sino que, cuando esos grupos entraban en “sueño”, era la inteligencia del gobierno la que encargaba de “despertar” al enemigo mediante estas acciones para mantener viva la “amenaza marxista-leninista”.
Si para el gobierno militar de Pinochet el “mal” y la “amenaza” estaba constituida por la izquierda y sus organizaciones criminales extremistas, para los gobiernos “Democráticos” de la Concertación el “mal” o la “amenaza” lo constituye hoy el mal llamado Neonazismo.
Una gran parte de los chilenos creíamos que estas sucias prácticas llamadas “operaciones sicológicas” eran parte del pasado, pero, lamentablemente para todos, estas prácticas se mantienen aun vivas al interior de los organismos de inteligencia del gobierno “democrático”. De esta manera, los que en un pasado no lejano se consideraban víctimas de la represión ideológica, pasaron, en plena democracia, a ser represores ideológicos y aplican hoy los mismos métodos y estrategias de los que fueron víctimas.
Al igual que la extinta C.N.I. (Central Nacional de inteligencia), el actual servicio de inteligencia del gobierno, la A.N.I., (Agencia Nacional de Inteligencia), aplica los mismos y cuestionados métodos de Guerra Sicológica del gobierno militar, con la diferencia que el “mal” no lo constituye la izquierda y sus grupos terroristas, sino que el “mal” y la “amenaza” de hoy lo constituye el Nacional-Socialismo o Nazismo.
Esto es fácil de comprobar al analizar la actitud del gobierno frente a los crímenes cometidos por miembros de organizaciones de izquierda como los punk, sharps o red skins. No persiguen o investigan a estas organizaciones cuando cometen crímenes o realizan actos delictivos. Solamente los punks ya llevan tres víctimas fatales a su haber y ni el gobierno, la prensa o los organismos de seguridad rasgan vestiduras por la existencia de estos grupos.
Tampoco sacan a relucir la “inspiración Ideológica” de los vándalos izquierdistas que destruyen los bienes públicos o privados y que sí actúan concientemente inspirados por ideologías disolventes, antipatrióticas y niveladoras. La autoridad desvía la atención calificando a estos grupos como “delincuentes” o “lumpen”, en vez de acusarlos de actuar inspirados por la ideología comunista o socialista.
Por otra parte, ha quedado claramente al descubierto la Operación de Guerra Sicológica que a nivel nacional realizaron miembros de Investigaciones de Chile, en coordinación con la A.N.I., para la cual necesitaron adquirir –con dinero de todos los chilenos- gran cantidad de casacas militares de vuelo, insignias y parches alusivos al nazismo, con los cuales se disfrazaron de neonazis y haciendo uso de sus armas de servicio y vehículos fiscales, realizaron acciones de amedrentamiento y hostigamiento, en todo el país, a los alumnos en movilización, a punks, sharps y homosexuales, para que lógicamente esas acciones fueran atribuidas a los nazis. Por su parte algunos medios de desinformación –actuando en concordancia con estos organismos- se prestaron para publicar espectaculares y jugosos titulares, que solo buscaron y lograron generar un artificial ambiente de temor en la población, la cual, ya sugestionada, aborrecerá y condenara al Nacional-Socialismo.
El mejor ejemplo de esto lo constituyó la operación sicológica realizada por Megavisión y los organismos de seguridad (A.N.I. e Investigaciones de Chile), en donde aparecen dos supuestos neonazis ataviaos de vistosas chaquetas militares de vuelo, pasamontañas, pantalones de mimetismo, un arma 9 mm y una serie de parches o insignias nazis. Pasemos a analizar punto por punto este burdo show psicológico de la Sinarquía:
1. Las chaquetas usadas por estos supuestos neonazis son nuevas, lo que demuestra su reciente adquisición.
2. Las insignias utilizadas por uno de ellos también son nuevas y curiosamente no están cosidas como, teniendo solamente unas puntadas. Siendo los mas burdo, que estas insignias estaban ridículamente concentradas en el sector del pecho de este individuo corresponde (en vez de estar colocadas en brazos, espalda y antebrazos), para que lógicamente fueran claramente filmadas por las cámaras de megavisión.
3. Los argumentos esgrimidos por este supuesto neonazi son los argumentos del sistema, y no tienen ninguna relación con los fundamentos de los verdaderos nacional-socialistas. Este personaje argumento lo que el sistema quiere que la gente escuche: odio, revancha, estupidez e incoherencia.
4. El lenguaje utilizado y las inflexiones de la voz, corresponden al personal entrenado por investigaciones o carabineros, al igual que el manejo del armamento y las posturas corporales adoptadas.
5. Estos supuestos neonazis no tenían ninguna idea de cómo se realiza el saludo hitlerista, es decir la forma de estirar el brazo y la mano, la altura del saludo y otras formas nacional-socialistas.
6. Por ultimo, un neonazi por muy entupido que sea, jamás aparecería armado y usando un pasamontañas, ya que sabría que una aparición pública como esta, solo lograría hacerle un gran daño al Nacional-Socialismo.
Usted se preguntara:
¿Para qué se busca enlodar la imagen del Nacional-Socialismo?
La respuesta es sencilla y a la vez compleja para el ciudadano común que ignora las claves necesarias para comprender el enfrentamiento entre las fuerzas de la materia representadas por la Sinarquía el Pueblo Elegido y las fuerzas de la Tradición, el Orden, la Disciplina, el Honor y el Espíritu, representadas por el Nacional-Socialismo. Las razones por las que la Sinarquía del Pueblo Elegido busca destruir la imagen del Nacional-Socialismo las podemos resumir en los siguientes puntos:
1. El Nacional-Socialismo ha sido la única doctrina moderna que se ha opuesto a las ambiciones de dominio mundial del Sionismo Internacional. Es la única doctrina que ha denunciado sus planes de destrucción y esclavitud, y por esta razón se ha convertido en el enemigo número uno de la Sinarquía del Pueblo Elegido. La cual se opone a que los hombres despierten del engaño y el control.
2. El Nacional-Socialismo es una doctrina espiritual que representa el último bastión de los principios de Orden, Honor, Tradición, Disciplina, Libertad y Patriotismo, en oposición a los principios, doctrinas y filosofías disolventes de la decadencia, que representadas por el Caos, la Decadencia, la Esclavitud (espiritual y material), la Inmoralidad y la exaltación de todo lo bajo y rastrero, encuentran su corolario en la Democracia, el Marxismo, el Socialismo Fabiano, el Anarquismo, el Internacionalismo, el Capitalismo, la Sociedad de Consumo, el Interés del dinero, la Homosexualidad y la Tolerancia.
3. Esta lucha enfrenta a dos fuerzas irreconciliables que históricamente se han enfrentado desde el principio de los tiempos, en una lucha sin tregua ni cuartel por la liberación del espíritu del hombre de las cadenas de la materia y de las doctrinas destructoras (ya mencionadas) propiciadas por el judaísmo Internacional, que solo busca esclavizar y pervertir a la humanidad para que esta se convierta en su rebaño, para lograr de esta forma destruir toda oposición estratégica y cumplir con su misión, bíblica e histórica, de gobernar y someter a toda la humanidad, según lo prometido por su Dios.
Por lo tanto, de la oposición estratégica histórica sostenida por el Nacional-Socialismo ante las fuerzas de la decadencia y la materia, se comprende la irracional respuesta de la Sinarquía del Pueblo Elegido ante cualquier avance o renacimiento de este. La mentira, la extorsión, el engaño y el asesinato, son armas que la Sinarquía del Pueblo Elegido no dudara en emplear para desprestigiar, silenciar y destruir no sólo al Nacional-Socialismo, sino que a todo movimiento nacional sano que se oponga a sus objetivos. Por esta razón las operaciones de Guerra Sicológica son solo uno de los métodos utilizados por la sinarquía para influenciar emocionalmente a las masas y a los dirigentes de estas, mediante argumentos, falsas informaciones y acciones que minen su moral u orienten su opinión. Su finalidad es conseguir que la actitud y conducta del adversario -en este caso de la opinión pública- favorezca el logro de los objetivos fijados, el cual en este caso, es el desprestigio del Movimiento Nacional-Socialista. De esta manera la opinión publica es confundida, engañada, manipulada y alineada tras los fines y objetivos de la Sinarquía del Pueblo Elegido.
Piensa, Despierta y Libérate.
SIEG! HEIL! ¡SIEMPRE ADELANTE!

1 comentario:

  1. Nacional socialista la palabra nos identifica ante el ojo torpe como sádicos y malas personas, cuando en verdad sólo buscamos la paz y una mejor patria, esto quiere decir mejores empleos y disciplinar al corrupto...

    ResponderEliminar